Saturday, 22 Sep 2018

Rendida.

Resulta muy placentero verla rendida por las mañanas en mi cama. Amo ver las huellas de mis manos marcadas en sus nalgas mientras duerme y me excito tan solo de recordar lo sucedido unas horas antes.

Vienen a mí las sensaciones mientras me hundo en ella, sus gritos, sus gemidos de placer y como se aferra a la cama mientras perdemos la razón y nos convertimos en dos bestias que no se detienen hasta que nuestros sexos se rinden de placer y mojan todo a nuestro alrededor.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: