Thursday, 15 Nov 2018

Querida lectora…

Querida lectora:

Durante las últimas semanas he pensado en ti, te he imaginado una y otra vez colándote en mi habitación, tus palabras han provocado un cierto grado de locura y el silencio al que he estado obligado taladra en mi cabeza recriminándome por no poder responder tu carta. Es cierto, me obligaste a fantasear sobre la posibilidad de romper el anonimato y buscarte para cumplir esta fantasía provocada por tus letras y las mías.

Tus palabras me han acompañado en estas noches lluviosas y solitarias donde te volviste el efecto secundario de unas cuantas copas de vino. Las imágenes de tu cuerpo desnudo en mi buzón se han vuelto mi adicción y el imaginarte ahí rendida para mí con tu entrepierna húmeda y dispuesta a recibir mis labios me ha llevado al clímax en más de una ocasión. He degustado tus jugos vaginales con sabor a vid, que mojan mi rostro mientras tu cuerpo se estremece y se rinde ante mí dejando escapar gritos de placer. Sé que me haz sentido al igual que yo lo he hecho cada noche, sé que no estoy loco y quizá a la distancia hemos podido satisfacer nuestros deseos.

Por fin la espera ha terminado, y hoy puedo agradecerte por haberte vuelto mi musa en estos momentos de espera y mucho más por estar cada noche dispuesta a alimentar mis ganas y satisfacer cada una de mis perversas fantasías con tus fotografías.

Un beso.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: