Saturday, 22 Sep 2018

Infidelidad.

Las sábanas se pegaban a su cuerpo intentando ocultar la evidencia de lo sucedido esta noche. El silencio finalmente se apoderó de la habitación, ese pequeño espacio que hasta hace unos instantes fue invadido con gemidos y jadeos. En el piso aún yacen las huellas de la batalla nocturna y el aroma a sexo inunda el espacio delatando lo ocurrido.

Yo, desnudo, acompañado del insomnio estoy aquí al lado de alguien de quien no recuerdo ni su nombre, con la sensación de vacío que siente el traidor. Mientras tanto, sentado en esta cama veré correr los minutos esperando paciente al amanecer. Ese que será el único testigo de mi infidelidad.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: