Wednesday, 17 Oct 2018

Clandestinos

A media luz, entrelazados los cuerpos, desnudos, haciéndose uno solo buscaban escapar de las envidias mortales, pretendían ser dioses, deseaban poder ordenarle al tiempo que se detuviera, buscaban ser invisibles, poderse besar sin tener que ocultarse detrás de estas puertas, el saberse clandestinos los hacia disfrutar de estos instantes de soledad acompañados.

Los sonidos del amor se hacían presentes, se devoraban cada centímetro de piel, trataron de cambiar las leyes de la física y fundirse en una mezcla perfecta que los uniera para siempre, se deseaban, se consumían mutuamente, él probaba de su néctar, ella le mordía frenéticamente. El tiempo avanzó y la noche cubrió con su oscuridad a estos amantes clandestinos en busca de libertad.

Ahí tendidos, amándose uno al otro han logrado por hoy pasar inadvertidos ante los ojos del mundo, esos que hoy creen que ambos pertenecen a historias distintas sin saber que han decidido juntos escribir una historia encubierta que jamás será publicada.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: