Para nadie es un secreto que la promoción de la cultura ha encontrado diversos obstáculos a lo largo de la historia. Todo artista que quiere dar a conocer su obra se enfrenta al reto de hacer promoción de su trabajo o talento, sin embargo, con la llegada de las redes sociales y las revistas digitales, estos esfuerzos se redujeron con la gran oferta de medios que abrieron sus espacios buscando resolver la necesidad de quienes invierten no solo su talento, lo hacen también con dinero para desarrollar sus obras, grabar un disco, gestionar una exposición o publicar un libro, y qué en la mayoría de los casos se han enfocado en su totalidad en producir su obra y no cuentan con presupuesto para pagar una entrevista en los medios tradicionales, estos que a su vez ante la poca demanda han reducido al mínimo los espacios para la expresión cultural en nuestra ciudad y donde de lograrlo tendrán que competir con las grandes producciones de espectáculos y el chisme farandulero que los relegan a segundo plano.

Los medios alternativos han aprovechado el conocimiento, la apertura y los formatos digitales para ofrecer mediante sus radios en línea, revistas digitales, páginas de Facebook y cuanta estrategia sea necesaria y en muchos casos gratuitas para hacerse de prestigio para en algún momento conseguir patrocinadores o mecenas que les ayuden a sufragar los gastos que genera realizar esta labor de promoción. En nuestra ciudad existen diversos ejemplos de este esfuerzo que se realiza por promotores culturales que invierten su dinero apostando más por hacer un bien a la comunidad que por los ingresos que puedan obtener. Durante estos siete años de LeNous nos hemos encontrado en cada una de las ruedas de prensa con los mismos “tercos culturales” que nos reconocemos y con quienes competimos pero siempre solemos brindarnos algún consejo para seguir adelante y que buscamos con nuestros propios medios ser reconocidos en la escena cultural y que eso nos permita en algún momento acceder a alguna beca, patrocinio o recurso que nos ayude a seguir promoviendo la cultura.

Estos medios independientes se han convertido en la presa perfecta para diversas agencias que han implementado una nueva estrategia de negocio donde buscan por un lado obtener más recursos de las grandes marcas a las que representan ofreciendo nuevas formas de alcanzar nuevos públicos y a las que cobran bastante bien por posicionar sus marcas en estos medios alternativos que son los que lideran la atención de los usuarios de redes sociales, mientras que, por otro lado decidieron que estos medios no merecen obtener un solo peso de estos clientes, ya que “son medios de internet” y “son gratis”. Como depredadores han identificado que estos medios sufren para mantener a sus colaboradores y por ende tienen insuficiencia de contenidos, por lo que ponen a sus becarios a redactar “colaboraciones e investigaciones” que envían a estos medios donde claramente hacen mención de los productos o servicios de aquellos a quienes están cobrándoles por cada clic, o cada me gusta.

La estrategia es clara, abordan mediante las mismas redes o vía correo electrónico muy amablemente alabando la calidad del diseño o el contenido de tu sitio o de tus perfiles sociales, para ofrecerte un trato de ganar – ganar donde ellos te ofrecen su contenido totalmente gratis cada mes para que tu revista tenga más lectores. Algunos de ellos hasta se dan el lujo de enviarte un artículo muestra para que veas su buena voluntad y aceptes publicar sus artículos días antes de que cierres tu edición. Su comportamiento no es para nada improvisado, se han dado tiempo para analizar el impacto de tu medio mucho mejor de lo que tu puedas haberlo hecho.

Los ingresos para estas agencias de marketing por publicaciones en medios independientes van desde los 50,000 hasta los 250,000 pesos mensuales por lo que se vuelve más que atractivo el generar una estrategia para obtener ganancias a cambio de un artículo para su publicación, no gastan más que el sueldo de quien escribe y el tiempo que puedan darse para contactar a estos medios y enamorarlos para hacer un compromiso de colaboración ganar – ganar.

A lo largo de siete años hemos visto pasar por esta revista una serie descomunal de intentos de diversas agencias que representan a industrias como la inmobiliaria, de pinturas, tiendas de conveniencia, automóviles y de artículos de consumo entre otras que extrañamente han encontrado nuestro espacio muy idóneo para ayudar en el cambio social y colaborar con nuestro esfuerzo.

Como podrán imaginar el gran error de estas agencias radica en solo evaluar el medio independiente y su impacto en términos de hits, sin darse cuenta que muchos de los que hacemos esta labor llevamos años realizando esto sin cobrar un solo peso, sin esperar grandes cantidades de “me gusta” y que justamente eso es lo que hace la diferencia entre compartir eventos culturales que hacen la diferencia por el esfuerzo de los artistas que seguramente tendrá un impacto en la comunidad y el hacer simple mercadeo barato disfrazado de “contenido cultural o social” auspiciado por grandes marcas que tarde o temprano se darán cuenta que si quieren participar en estos medios les será más redituable acabar con el intermediario y simplemente apoyar a los medios independientes que estoy seguro que más de alguno les ofrecerá un trato justo por el esfuerzo que realizamos.

Javier Díaz de León G.
@javierdiazdl

Categories: Artículos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.