Hace apenas unos días tomé un curso intensivo llamado “El arte más allá de la mirada: Sensibilidad y apreciación”. Creí necesario tomarlo para el trabajo que día a día desarrollo y por las numerosas veces que mantenemos contacto con ustedes, y, claro para crear una mejor relación con tod@s l@s artistas con los que nos relacionamos día a día, pues no solo es hacer una publicación, una entrevista y listo, es parte de la visión y el compromiso del equipo de LeNous el ser empáticos con todas las formas de expresión que tiene la cultura y el arte.

Durante estos ya siete años hemos mantenido la firme creencia que la capacitación y actualización de cada uno de nosotros aporta no solo al crecimiento personal, sino que ofrece a la revista la oportunidad de mejorar en todos los aspectos de la misma. Les platico todo esto, porque parte de éste curso era reflexionar sobre  nuestros gustos artísticos y compartirlo con las personas que participamos en la clase.

Lo anterior aunado a mi mala memoria, me llevo a escarbar por sugerencia de nuestro editor Paco un poco en LeNous, las razones y las prácticas de cuando iniciamos y cómo nos entusiasma la idea de que cada que algo nos provoca y nos mueve las fibras de nuestros cuerpos deseamos compartirlo con ustedes y ésta no es la excepción.

Mi decisión profesional me hizo elegir como carrera la Economía y debo decir que aprendí a amarla de las peores formas y pero no todo fue malo, una de las razones más románticas e inspiradoras la tengo gracias a los maestros que guardo en mi memoria con mucho cariño, ellos me enseñaron historia del pensamiento económico y eso me cambió. Básicamente me permitieron saber que pensaban los que pensaban, y, eso es una de las cosas que más amo al conocer a las personas, el saber que piensan y cuáles fueron los procesos que los llevaron a llegar a esa conclusión es alucinante.

Por otro lado, estudié una maestría en Gestión y Desarrollo Cultural donde pasé la etapa inicial de la maestría explicándole a todo el mundo que la Economía de la Cultura era algo real, que existe y además importa mucho más de lo que en ese momento todos creían. Finalmente el tiempo me otorgó la razón, y gracias a esto me he encontrado a lo largo del camino con personas con las que tengo muchas cosas  en común. Creo que debo mencionar que cursar la Maestría me llevó a darme cuenta que en el arte, las personas están más abiertas a dar a conocer sus procesos de pensamiento y por lo tanto sus procesos creativos, ¡imagínense todo lo que me enamoró esta especialidad!.

Volviendo a la actualidad y mi experiencia en el curso impartido por el maestro Teófilo Guerrero sobre la sensibilización, llegué a la conclusión de lo importante que es para mí compartirles una reflexión sobre las obras de arte que amo y que me mueven para seguir en este grandioso mundo del arte y la cultura.

Las obras que mueven mi alma y que me inspiran a seguir son obras que han impactado a pueblos, localidades, ciudades, países y hasta continentes enteros provocando algo que impacta tus sentidos pero que además con el tiempo propicia una mejor economía de quienes habitan esos sitios promoviendo la movilidad de personas entre países para conocer tal o cual obra.

Los especialistas le llaman a este impacto, Economía Creativa y las obras que menciono han sido creadas con la intensión de promover el turismo cultural para resolver problemas económicos de los países que las albergan y/o simplemente para ponerlos en el mapa, les presento la primera obra

Lo que acabas de ver es el árbol del viento de  los artistas Mike Tonkin y Anna Liu  para el proyecto “Panopticons”, ubicado en el noroeste de Inglaterra. La forma en la que llegué a conocer este proyecto fue precisamente en una ponencia sobre Economía Creativa donde estudiábamos cómo por medio de obras de arte se podía atraer a más turismo a un lugar que al parecer no tenía ningún atractivo para visitar, solo por los fuertes vientos y lo aislados que se encontraban entre montañas. No era éste precisamente la obra que vimos pero mi cabeza explotó en ideas para muchos lugares con muchos artistas activando muchas economías de lugares que tienen condiciones difíciles en nuestro país.

Entonces encontré muchos casos de economía creativa que modificaron las formas de vida de países enteros y las grandes instalaciones que crean atractivos temporales o los festivales de música son por mucho cosas que nos mueven a tomar tu mochila y visitar estos sitios.

De esta manera puedo intentar explicarles qué es la Economía Creativa y como puede impactar a los países en el mundo; pero les dejaré imágenes de más casos y alguna liga de cosas que ya habíamos compartido por LeNous haciendo alusión a este tema.

Antes de despedirme sé que no debo olvidar que son ya siete años de compartir por este medio con todos ustedes cultura y hasta hoy una de las cosas que personalmente más valoro es que no he perdido la capacidad de asombro.

Espero que ustedes tampoco.

Poe Parking Garage, Tampa, Florida

Para conocer más sobre las esculturas con redes de Janet Echelman: https://lenous-web.com/2011/08/19/esculturas-aereas-de-janet-echelman/

Foto: cnn.com

Puedes leer más acerca del pueblo de los espejos: https://www.clarin.com/sociedad/pueblo-instalo-espejos-gigantes-recibir_0_Byn-G8zjPXe.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.