sirena1
Ilustración: Rocío Coffeen

Cuando la sirena padece mal de amores

una rémora le oprime el pecho

y no puede respirar.

Entonces le crecen los suspiros

convoca al sonoro viento

al Euro, al Noto

al impetuoso Céfiro y al Bóreas

que hincha inmensas olas.

Luego, la sirena conjura tormentas

de cara a los vientos

para que

con su fuerza

le retiren los sargazos

y los filamentos de medusa y arena

del corazón …

Yolanda Zamora

Del libro Sirenario
Ediciones de la Noche 2004
ISBN: 968-7846-84-4
Página 81

2 Comments

Sirenismos… | Yolanda Zamora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.