Redescubriendo la cocina tradicional en La Casa de los Patios | #Gastronomía

En nuestra aventura por las tierras que vieron nacer a Juan Rulfo disfrutamos de la arquitectura de sus portales, de la amabilidad de su gente pero principalmente de la gastronomía local, no importa si te detienes en un puesto en la plaza principal a disfrutar de unos tacos. En verdad la gastronomía local es algo que tienes que probar si visitas Sayula.

Era nuestra primera visita a Sayula y decidimos hospedarnos en La Casa de los Patios que cuenta con un restaurante donde podrás probar la comida tradicional de la región preparada con las recetas originales y a un precio muy accesible. Tuvimos desde nuestra primera mañana la fortuna de probar el buffet tradicional, integrado por una barra con Menudo Rojo, Gorditas de Chicharrón, Barbacoa, Chicharrón, Frijoles, Tinga, Rajas con Queso, todo acompañado por tortillas elaboradas a mano en el instante, además nos hicieron acompañarlo de un delicioso café, jugo de naranja y jugo verde recién hecho. Sin duda un manjar que disfrutamos justo al despertar.

DSC00901 DSC00902 DSC00905

DSC00907

Pero no pretendíamos quedarnos con las ganas de probar el menú de su restaurante que con una selección sencilla de platillos te ofrece una vasta cantidad de platillos de la región. Así llegó la tarde y nos dispusimos a probar en lo que restaba de nuestro viaje algunos platillos de la carta. Para la comida Leslye pidió de primer tiempo la Sopa de Fideos mientras que yo decidí probar la Sopa Azteca. En lo que llegaban nuestros platillos nos recibieron con unos nopales en escabeche deliciosos acompañados de unas tostadas deshidratadas.

La sopa de Leslye tenía el sabor casero que tanto le gusta, la sopa azteca era exquisita con ingredientes de muy buena calidad y la presentación la hizo aún más atractiva. Como plato fuerte ella pidió la orden de Sopitos Tradicionales, seis pequeños sopes dorados con carne picada acompañados de lechuga y salsa de carne deliciosos, por mi parte me decidí a probar el Tatemado de Cerdo, un platillo de carne de cerdo tatemada en una salsa de tomate y rodajas de cebolla, acompañado de sopa de arroz y tortillas hechas a mano.

DSC00909 DSC00910 DSC00913 DSC00914

La atención de los meseros fue increible, siempre dispuestos a guiarnos en el menú y justo llegó la hora del postre, donde Leslye probó el Flan preparado magníficamente con lacteos de excelente calidad y coronado con una frambuesa (típica de la región sobra decirlo) por mi parte degusté de la tradicional Jericalla que en este caso tenía un poco más de cuerpo que la que probarías en Guadalajara, una textura agradable y endulzada justo en la cantidad correcta.

DSC00916 DSC00917 DSC00923

Llegó la hora de pedir la cuenta y por si no fuera suficiente nos entregaron dos pequeños dulces de tamarindo para finalizar nuestra aventura de esa tarde.

A la mañana siguiente regresamos a probar otra de las delicias culinarias, Leslye probó las Crepas con picadillo de pollo bañadas en una salsa de tomate y gratinadas. Yo elegí probar los Tamales de Ceniza cubiertos con una salsa verde y crema, platillos que al igual que todo lo que habíamos probado nos sorprendió por el sabor, la textura y sobre todo por hacernos redescubrir las recetas tradicionales.

DSC_0298DSC_0296

Nos quedaba aún la comida antes de partir y no quisimos irnos sin probar otros platillos, por lo que con toda tranquilidad después de hacer el check out nos detuvimos a probar primeramente una orden de Tacos Asados, que son tacos de frijoles con queso a la parrilla de entrada, yo no aguanté las ganas y decidó probar las famosas Tipiquitas, unas enchiladas con mole dulce, lechuga, jitomate rebanado y queso acompañadas con una salsa de cacahuate, Leslye pidió el Trio de Sopes, unas deliciosas pellizcadas con frijoles y tatemado de cerdo acompañado de una salsa de chile de árbol que cerraron con broche de oro nuestra aventura culinaria.

IMG_20160418_151919_1IMG_20160418_151934
thumb_600

Para finalizar tuvimos que probar la Copa del Ánima de Sayula, un delicioso postre que tiene helado de vainilla con cajeta (tradicional de la región) y dos pequeños barquillos que nos hicieron querer regresar próximamente para volver a disfrutar de la cocina de este sitio.

Como podrán leer y ver en las imágenes no queda más que decirles que fue una experiencia única que ustedes pueden vivir ya que Sayula se encuentra a solo hora y media de la Ciudad de Guadalajara y La Casa de los Patios se encuentra en la Calle Vallarta No. 89 en el Centro de Sayula por lo que puede ser perfecto para salir a comer un fin de semana.

Para más información pueden ingresar al sitio: http://www.lacasadelospatios.com.mx/

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *