Mitch Martínez retrató a los “nadie” y los expone en Zapopan

 IMG_0131

La vida cotidiana de los habitantes de lugares como Bolivia y Perú fue capturada por el lente de Mitch Martínez en su exposición Los Nadie Somos Muchos, que se exhibe en el Centro Cultural Nuevo México hasta el 14 de junio de este año. Una exposición que cautiva y destaca por la espontaneidad de sus modelos y el colorido contraste en cada una de sus imágenes.

 

 

El fotógrafo expositor Mitch Martínez es un joven egresado de diseño gráfico de la Universidad Autónoma de Guadalajara a quien, por el gusto de conocer otras culturas, le llegó la necesidad de emprender un recorrido en el que utilizó su principal herramienta: sus ojos. La cámara es su aliada.

 

Como resultado de un viaje al Sur de América, el joven de 22 años fotografió momentos de su visita, con la intención de aprender y capturar las costumbres y tradiciones de los lugares que recorría.

 

A raíz de este viaje surgió su exposición Los Nadie Somos Muchos, que para Mitch es la exposición que marca como fotógrafo, ya que cubre una satisfacción personal, además de que ha sido bien recibido por el público.

 

En total hizo 800 tomas que, después de un difícil proceso de selección, se convirtieron en 29 historias contadas con su lente.

 

La producción y la selección de las imágenes le llevó aproximadamente ocho meses, hasta llegar a esta colección llena de color y rostros que expresan de manera honesta sus quehaceres cotidianos: “Para alguien eres nadie, mientras para ti lo eres todo”, dijo en entrevista.

           

El título de esta colección explica cómo, al llegar a ciertos lugares, Mitch tenía una idea preconcebida de que su encuentro con el pueblo sería relevante. Sin embargo, al llegar, lo más importante fueron los nativos y él fue quien se convirtió en un “nadie”.

 

Mitch se describe a sí mismo como muy apasionado en todo lo que hace: “De10 años para acá, decía, quiero tomar fotos como en National Geographic, de animales y capturar paisajes”.

 

El autor de la colección mencionó también que la toma de las fotos fue un reto y una gran experiencia. Tuvo que ser muy cauteloso, en ocasiones, para evitar enfrentamientos o molestias con las personas: “A una señora le dejé dinero en su charolita y le dije que le iba a tomar una foto y cuando me puse frente a ella para tomar la foto se paró y me persiguió unas cuadras queriendo pegarme con un bolsa que tenía”.

 

Con esta colección como inicio de su carrera, Mitch tiene claro que su objetivo como fotógrafo es y será transmitir sensaciones cada vez más profundas. Hoy cuenta que su próximo proyecto será en blanco y negro, aunque aún no sabe cuándo estará listo: “Serán fotos de estudio con modelos que yo mimo seleccione, entre amigos y conocidos, y la idea es citarlos a una plática casual, y cuando se encuentren en su zona cómoda, comenzar con los disparos de la cámara, para captar naturalidad con cero poses”.

 

Para Mitch es admirable el estilo de vida de las personas que fotografió, porque no se preocupan por su vestimenta y cosas banales, sino por el cuidado de su familia, por cuidar a sus animales y sus cultivos. Esto, a palabras del autor, debería ser un ejemplo de vida para todos y para rescatar las costumbres que cada vez van más en declive.

 

El hecho de que los protagonistas de sus fotos usen un sombrero no es una coincidencia. Sobre esto, Mitch comentó que buscaba en cada una de sus tomas a personas muy expresivas en momentos cotidianos y que, incluso, llevaran algo que les cubriera la cabeza.

 

Antes de su visita a Perú y Bolivia Mitch buscaba el significado de “nadie”, con la idea de un país tercermundista: “Cuando conoces esos lugares te das cuenta que tú eres el ‘nadie, porque has perdido tus raíces”.

 

La fotografía para Mitch es un medio de expresión artístico que puede servir como canal para mostrar la diversidad en la que vivimos pero, además, es una forma de desahogo.

 

El objetivo de Mitch es mantener viva la exposición en diferentes lugares todo el año para seguir mostrando su trabajo y darse a conocer en diferentes escenarios.

 

Antes de comenzar su recorrido el artista nunca pensó en ser expositor, hasta que por primera vez su trabajo fue reconocido en la Universidad Autónoma de Guadalajara.

Fue ahí cuando pidió un espacio para exponer Los Nadie Somos Muchos  en la Galería Ajolote, en octubre de 2013, donde se empezó a dar cuenta que su trabajo era del gusto de mucha gente.

 

Al asistir a la galería en el Centro Cultural Nuevo México podremos experimentar un sinfín de historias a través de cada expresión en las imágenes. Mitch tiene como favorita la foto titulada: Numero 6:25 que fue la primera toma que realizó al llegar a una de las ciudades que recorrió. Una exposición que sin duda te transmite emociones cuando la analizas detenidamente.

 

Mitch Martínez finalizó: “Siempre debemos hacer lo que nos gusta con pasión y hacerlo de corazón. Recordemos siempre las cosas que en realidad importan y no nos encerremos en tantas cosas que no son nuestras sino adaptaciones de culturas ajenas.

 

 

FINALIZA EL 14 de junio

Lugar: Centro Cultural Nuevo México, Idolina Gaona de Cosio s/n entre    Octava Oriente y Quinta Norte, Jardines de Nuevo México.

Hora: De lunes a viernes de las 7:00 a las 20:00 horas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *