Tierra Temporal

10002646_10153930554890232_845300471_n

Tras la Revolución Mexicana, el país tuvo que reinventarse para hacer frente a las necesidades que exigía la lucha por la identidad. El nacionalismo musical mexicano se instauró como un crisol donde se efectuó la síntesis cultural, intelectual, política e ideológica que llevó a nuestro país a cruzar fronteras nacionales, dando a conocer el espíritu del mestizo encarnado en dos prodigios de Jalisco: Blas Galindo y Pablo Moncayo, quienes con su vida y obra evolucionaron la música mexicana, abriendo nuevas brechas que hasta nuestros días implican un reto e inspiración a las próximas generaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *