Teatro Diana y Descubre Centro Histórico vuelven a sumar esfuerzos para ofrecer a Guadalajara una oleada más de ópera en las calles.

Como en su primera edición de activaciones, ambos proyectos culturales pretenden reiterarle a la ciudadanía los motivos y pretextos que convierten el corazón de la Perla en un espacio donde la familia entera puede convivir y disfrutar de espectáculos cuya calidad artística se encuentra en las repisas de lo genuino.

Previo a la trasmisión de la obra inconclusa del ruso Borodin, El príncipe IgorPalacio Municipal (Hidalgo, esquina con Alcalde) arropará la participación de dos cantantes operísticos que brinden a los transeúntes lo mejor del bel canto. La cita es mañana jueves 27 de febrero a las 11:00 am.

PrinceIgor

Príncipe Igor / Borodín
En vivo desde el Met de Nueva York.
Temporada 2013-2014
1 de marzo, 11:00 h.
Teatro Diana
Boletos: $100 a $250
15 por ciento de descuento a estudiantes, profesores,
egresados de la UDG y personas de la tercera edad.

La temporada del Met continúa sus transmisiones en Teatro Diana con la ópera El príncipe Igor, protagonizada por el barítono Ildar Abdrazakov, bajo la dirección de Gianandrea Noseda.

Este título es la obra inconclusa de Aleksandr Porfírievich Borodín, compositor del nacionalismo ruso e integrante del Grupo de los Cinco. La asociación pretendía ofrecer de Rusia un sonido propio, capaz de integrar en él las características básicas de su nación. Además de Borodín, participaban en este objetivo Mili Balákirev, César Cuí, Modest Músorgski y Nikolái Rimski-Kórsakov.

Tras varias colaboraciones en conjunto, Aleksandr decidió que era tiempo de realizar una ópera en solitario y, persuadido por la recomendación del crítico Vladímir Stásov, apostó por retomar el argumento del Cantar de las huestes de Ígor.

Conforme avanzaba en la realización de su proyecto, dudas acerca de la fuerza narrativa lo llevaron a prestar más atención en otras producciones, como fue el caso de Mlada, donde también colaboraron algunos de sus fieles compañeros. Sin embargo, ésta tampoco llegó a puerto, por lo cual Borodín retomó aquello que había compuesto para Mlada y lo trasladó hasta lo que posteriormente sería El príncipe Igor.

Sin embargo, pese al ímpetu renovado por acabarla, Borodín falleció antes de conseguirlo. Fue entonces cuando Rimski-Kórsakov y Aleksandr Glazunov asumieron el reto de finalizar lo que su gran amigo idealizó. El montaje de cuatro actos estrenó el 23 de octubre de 1890, en San Petersburgo.

Sobre el escenario se relata la historia de Igor, príncipe de la ciudad rusa Pultiyl. La obertura (que ciertamente no cuenta con ningún acorde propio de Aleksandr), expone a la gente del poblado la tarde en que despiden a su líder, quien, acompañado de su hijo Vladímir, se dirige hacia la frontera para combatir contra los polovtsianos.

En ausencia de Igor, las costumbres morales cambian de manera drástica, motivado esto por su cuñado Galitzki, quien no muestra respeto ni cuidado hacia su hermana Yaroslavna, esposa del príncipe. La vieja Pultuyl, con su armonía y fraternidad, ha quedado relegada bajo los vicios de la aristocracia, misma que no tarda en erigir a un nuevo gobernante.

De manera paralela, tras la frontera, Igor y su hijo permanecen cautivos en el campamento enemigo (donde resuenan las tradicionales danzas polovtsianas). El comandante de este ejercito, el Kan Kontschak, lejos de infringir sobre sus enemigos un trato miserable, reconoce en ellos a dos seres llenos de dignidad y valentía. Es entonces cuando les propone dejarlos en libertad a cambio de que juren no volver a tomar las armas para luchar contra los polovtsianos. Igor, pese a la nostalgia que siente por su patria, se niega a aceptar la oferta.

En medio de esa realidad, y contrario a lo que podría esperare, Vladímir y la hija del Kan se enamoran. Por tanto, cuando Igor consigue una oportunidad de escapar, el instante en el que Vladímir vacila entre seguir a su padre y quedarse con la mujer que ama determina que sea capturado nuevamente. Persuadido por su hija, Kontschak decide perdonarle la vida y consentir la boda entre ambos.

El último acto expone el regreso del príncipe Igor a tierras de Pultiyl, donde los cortesanos y desertores aún entonan cantos contra él. Sin embargo, cuando todos se dan cuenta de que ha vuelto, el pueblo se levanta en ovaciones hacia su príncipe y la ópera termina en medio de júbilo y alegría.

Les informamos que por cuestiones de horarios y duración de la ópera, en esta ocasión no se realizará charla de apreciación.

La temporada continúa con Werther de Puccini, el próximo 15 de marzo a las 11:00 h. Jonas Kaufmann y Elīna Garanča encabezan la producción de Richard Eyre y Rob Howell. La charla previa en este caso se realizará a las 10:00 horas en el lobby del Teatro Diana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *