“Leer me salvó la vida”: Jordi Sierra i Fabra | FIL 2013

®Cortesía FIL Guadalajara/Bernardo De Niz
®Cortesía FIL Guadalajara/Bernardo De Niz

La obra del escritor catalán Jordi Sierra i Fabra, que consta de más de 400 títulos, pero también su labor como un activista en pro de la escritura, fueron los homenajeados en la novena edición el Premio Iberoamericano SM de Literatura Infantil y Juvenil.

En una ceremonia repleta de lectores de todas las edades y en la que también participaron representantes de las cinco instituciones que convocan al Premio, fundaciones interesadas en el desarrollo de la literatura infantil y juvenil: Fundación SM, Cerlalc, OEI, IBBY y OREALC-Unesco, se hizo entrega de la estatuilla conmemorativa, además del Premio que consta de 30 mil dólares, al autor.

El panel estuvo conformado por la directora de la Feria del Libro de Guadalajara, Marisol Schulz; el presidente de SM, Javier Cortés; un representante del jurado, Pedro Pablo Guerrero y Luis Fernando Crespo, el vicepresidente de Ediciones SM, quien fue el responsable de compartir con la audiencia una semblanza de la vida del autor, en la que resaltó que: “Jordi es creativo en el sentido más esencial de la palabra, tiene una desbordante capacidad de crear. Es constante, perseverante, libre y decidido”.

Antes de la entrega del galardón se proyectó un video hecho por la familia del escritor que compartió su vida y las decisiones que lo llevaron a convertirse en el prolífico autor, quien después subió al estrado entre una ovación prolongada para recibir la estatuilla.

Con la simpatía que lo caracteriza, el autor hizo un recuento de las situaciones que lo llevaron a estar frente al estrado recibiendo el Premio, rememorando que justamente fue una invitación por parte de la FIL el inicio de la aventura. Dividió su discurso de aceptación en dos partes: gratitud, la primera, en la que recordó que Latinoamérica es una parte del mundo de suma importancia en su relación con los lectores y acentuó su agradecimiento, tanto a la FIL como a la editorial SM, que ha sido su casa editorial desde hace 30 años. La segunda parte: elogio a la palabra escrita, resaltó que ha sido la literatura y la escritura lo que lo ha formado como ser humano, a pesar de no tener estudios, así que él ha intentado retribuir esto, estableciendo dos fundaciones que promuevan la escritura en jóvenes. Aseguró que su empeño es compartir la habilidad de plasmar lo que se siente en una hoja de papel y recordando que quienes escriben y quienes leen: “No moriremos sin luchar, somos héroes de la resistencia, amamos y amaremos la palabra escrita, amamos y amaremos los libros. Estamos hechos de palabras y de sueños, unos alimentan los otros, por favor, amemos escribir y amemos los libros y leer”.

Al concluir el discurso del ganador se anunció la apertura de la décima convocatoria del Premio, que permanecerá abierta hasta el 30 de mayo de 2014.

Fuente: Prensa FIL 2013

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *