Las piedras tienen más que decir que las personas | FIL 2013

© Cortesía FIL Guadalajara / Paola Villanueva Bidault
© Cortesía FIL Guadalajara / Paola Villanueva Bidault

¿Quién dijo que la poesía es el género débil? ¿Quién se atreve a pensar todavía que no hay lugar para las letras demoledoras y adictivas en el más longevo de los géneros, guardián de la belleza? Después de la lectura que el norteamericano Forrest Gander (Desierto de Mojave, 1965) le ha dedicado a los amantes de su obra esta tarde, nadie.

Gander, licenciado en geología y literatura inglesa, ha sido el encargado de inaugurar la sexta edición del Salón de la Poesía en el marco de la FIL Guadalajara, creado en 2008 con el objetivo de reivindicar un género maltratado por estos tiempos de inmediatez y superficialidad. Siguiendo la naturaleza íntima del salón, esta primera sesión ha permitido una vez más que los atentos lectores de la obra del poeta californiano establecieran un fluido diálogo con el autor, deteniéndose en cada verso, descubriendo con asombro los secretos ocultos tras sus frases rebosantes de significados, símbolos y vida.

Autor de Core Samples from the World, poemario por el que fue finalista del Pulitzer en 2012 y del National Books Critic Circle en 2011, Forrest Gander mantiene desde hace años una estrecha relación con México. Ha traducido a Alfonso d’Aquino y  Pura López Colomé -quien no ha llegado a tiempo a la Feria para presentar al autor, por lo que tomó el relevo el poeta Julio Trujillo-, quienes a su vez son traductores de la obra de Gander. Como muestra de dicha cercanía, el escritor anglosajón se ha dirigido al público en español antes de empezar su lectura: “Tengo que leer de pie porque estoy nervioso”, y ha leído uno de sus poemas, Ligadura 1 (“los argumentos toman giros en cada rincón, y ¿quién podría seguirlos?”), también en español.

La lección de rapsoda de Gander ha permitido al público asistente comprobar la capacidad del poeta para explorar nexos inexplorados entre literatura y ciencia. Bellos y sonoros adjetivos topográficos han recorrido su voz mientras movía el pie y la mano derecha para marcar el tempo, desde el poema Mano, cuyo protagonista es una rugosa extremidad que usa una roca para moler [“el creador (sorbo de aliento), vive en su herramienta (frágil)”]; hasta Fidelidad, inspirado en una danza butoh de tan amplias interpretaciones que una madre que se sentaba a su lado la entendió como una metáfora del estado de su hijo, en ese momento en coma en el hospital.

El brochazo final del acto, que ha tenido lugar en el Salón VIP de Tequila Herradura, lo han puesto las preguntas de los lectores al estadounidense, quien presentará mañana su primera novela, Como amigo. ¿Cómo elige a los poetas que le traducen? “No los elijo, espero a que alguien tenga interés en traducirme”. Háblenos de la continuidad entre su poesía y su novela. “He tardado diez años en escribir la novela más delgada del mundo. Porque una suma de frases bonitas no hace una novela, hay que atrapar al lector y forjar un protagonista. Por eso tuve que aprender qué podía recuperar de mi caja de herramientas de poeta y qué no”. Cuéntenos sobre la convivencia del geólogo y el poeta. “La geología me enseñó a observar de forma amplia la realidad, desde los detalles más pequeños hasta al contexto global. Y si me interesan tanto las rocas como las letras es porque me interesa todo lo que me sostiene, tanto físicamente (la tierra a nuestros pies) como éticamente (el intelecto)”. ¿Quiénes son mejores, las rocas o las personas? “Las rocas tienen más que decir que muchas personas”.

            Después de Forrest Gander, le ha llegado el turno al Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances 2013, el poeta francés Yves Bonnefoy. Él ha sido el protagonista de una segunda sesión del Salón de la Poesía llena hasta los topes, muestra del éxito de este rincón privilegiado de la Feria donde los versos arden y se deslizan entre cómodos sillones y sorbos de tequila reposado.

Fuente: PRENSA FIL 2013

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *