Pasar la página hacia la era digital | FIL 2013

© Cortesía FIL Guadalajara / Pedro Andrés
© Cortesía FIL Guadalajara / Pedro Andrés

La Fundación Libro Total, de Colombia, apuesta por los clásicos. Con una biblioteca digital que ahora mismo consta de más de 45 mil títulos, y con esta cifra en cambio constante, presentaron en el Área del Libro Digital un decálogo de los derechos de autor en la era de la web 2.0.

Alejandro Navas, gerente de la Fundación Libro Total, fue el encargado de conversar con la audiencia acerca de las maneras en las que la lectura, y por tanto los lectores, han cambiado su modo de relacionarse con los libros a partir de las nuevas tecnologías, al igual que las relaciones con los usuarios que se presentan a partir las nuevas plataformas que ofrecen libros de forma gratuita y digital, como lo es la biblioteca Libro Total.

Con un decálogo elaborado a partir de los resultados de un proyecto llamado Observatorio del Lector, Navas compartió con los asistentes lo que para la fundación, y sus usuarios, debería ser tomado en cuenta para entender cómo es que se lee en la era digital.

El primero de estos derechos es una idea que podría sonar irreverente, el derecho a no leer, y siguiendo con derechos como leer de otras maneras, reescribir los libros que se leen mediante dicha lectura, no ser medido a partir del presupuesto económico dedicado a la compra de libros, dejar libros en cualquier parte para que los lectores apasionados tengan acceso a ellos o, incluso, el derecho a robar libro, el gerente de la fundación afirmó que la democratización de la cultura depende de un proceso de reaprendizaje desde las industrias culturales hacia las relaciones que pueden ser posibles del lector, que es también un usuario digital, con el libro en todos sus formatos posibles.

Al partir de la premisa de que “se tienen tantos libros como lectores”, Alejandro Navas recordó que la finalidad de las nuevas plataformas para los libros no es  vender más, sino buscar que la lectura sea una actividad hecha por gusto abriendo la posibilidad de compartirse con otros y que la era digital propone herramientas para hacer más eficiente dicho proceso, así como ofrecer ventajas para las lecturas especializadas y la investigación científica.

Para finalizar, Alejandro Navas afirmó que la convivencia de los libros en todos los formatos es posible dado que, “el libro físico nunca va a morir, son dos experiencias totalmente diferentes”.

Fuente: Prensa FIL 2013

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *