PANSITO TUN TUN: Día de Muertos

Durante las noches del 1 y 2 de noviembre las barreras del inframundo se hacen hacia el mundo de los vivos, en donde es posible que las animas de los difuntos visiten a sus seres queridos en la tierra.

Nuestra cultura hace honor y ofrenda a esta visita poniendo un altar en el cual se colocan velas, flores de temporada, gastronomía típica de agrado del difunto, así como bebidas que le resultaban agradables cuando aun estaba en vida. tales como tequila, mezcal, atole, brandy o alguna bebida especial.

Para México la comida y la muerte han sido temas en común a través del tiempo, los pueblos Indígenas de Mesoamérica fueron herederos de un conocimiento que transmitieron durante siglos valiéndose del uso de la mente, el corazón y el estomago. es por eso que la UNESCO en noviembre de 2003 otorgó como obra maestra del patrimonio oral e intangible de la humanidad a la festividad Indígena dedicada a los muertos en México, un gesto universal de reconocimiento al valor importantísimo que, con su paso por este plano terrenal, han aportado los pueblos Indígenas en la conformación de nuestra cultura.

imgres-8

Los mercados dentro del territorio mexicano se llenan de colores, para exhibir y vender el material para el altar, llenando de aromas y sabores estas fechas, ¿Quién puede negar que los mexicanos somos hijos de la muerte?, no nada mas la veneramos, sino que la gozamos, la caricaturizamos hasta nos la comemos.

Tenemos el tan apreciado pan de muerto que nos recuerda que no debemos temerle a la muerte sino poco a poco aceptarla, su sabor es dulce y su forma son de huesos haciendo honor a la muerte. con un sabor a naranja y glaseado, un pan que vale la pena tener esta temporada en cada ofrenda, disfrutando en familia y amigos.

images-10imgres-7

Dejo algunos objetos que no deben de faltar en nuestros ofrendas este año

El copal: elemento de purificación que, además ahuyenta los espíritus.

El papel picado: que adorna y da movimiento a la ofrenda

Las veladoras: que con su luz alumbran el camino de las ánimas y son símbolo de eternidad.

Las flores: que alegran a los espíritus, se colocan nubecillas blancas para honrar a los difuntos niños y mano de león o cempasúchitl para los adultos.

La fotografía del o de los difuntos que es el elemento que preside la ofrenda

Fruta: mandarinas, cañas, plátanos morados.

san-fdo-2-016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *