Para Ver en Corto | Julio 8

ParaVerEnCortoEs Lunes y como cada semana tenemos para ustedes una selección de cortometrajes que pueden disfrutar en línea, en esta ocasión la selección fue realizada por nuestra Editora General, se trata de un mediometraje que ganó todos los premios posibles y que abrió la puerta a historias creativas y que seguramente cambió el rumbo del cortometraje de fantasía.

Sobre el Balón Rojo / Le Ballon Rouge

El mediometraje, el cual posee música, pero casi ningún diálogo, muestra a Pascal (Pascal Lamorisse), quien en el trayecto hacia su escuela una mañana, encuentra un globo rojo.

Pascal juega con su nuevo juguete, y descubre que el globo posee una mente y voluntad propia y este comienza a seguirlo a donde quiera que vaya, a veces flotando al lado de la ventana de su habitación, del lado de afuera, ya que su abuela no le permitía la entrada con el globo a su casa.

El globo rojo sigue a Pascal por las calles de París, y ambos llaman la atención de los adultos y la envidia de otros niños que vagan por las calles. En un momento el globo entra en el colegio de Pascal, provocando un alboroto entre los demás estudiantes. El ruido alerta al director, quien se enoja con Pascal y lo encierra en una habitación hasta que el día escolar termina. En una curiosa escena, Pascal y su globo se topan con una niña (Sabine Lamorisse) quien lleva un globo azul que también parece tener una vida propia.

En sus andanzas por el vecindario, Pascal y el globo encuentran una banda de niños malvados quienes persiguen por varios sitios a ambos para quitarle el globo, finalmente lo consiguen y terminan pronto destruyéndolo.

La película termina cuando, desolado por la pérdida de su “amigo”, el niño es sorprendido cuando todos los globos de la ciudad se escapan de donde se encontraban y acuden a consolar a Pascal, quien los ata y juntos se elevan y se pierden en el horizonte.

Muchas de los sitios vistos en el film ya no existen más: las panadería, la famosa escalera en forma de Y situada justo adelante del igualmente famoso café “Au Repos de la Montagne” ni el hace tiempo desaparecido paso empinado de la calle Vilin donde Pascal encontró el globo inicialmente. Solamente existe aún la iglesia de Notre-Dame de la Croix, entre el Place Maurice Chevalier y el Place de Ménilmontant.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *