Café Tacvba & Tigres del Norte | Música

395180_10201159421967804_228292847_nEran cerca de las 20:00 horas cuando arribamos al Auditorio Telmex, la fila de autos en un estacionamiento casi repleto auguraba una gran asistencia a un concierto inédito; la caminata hacia al auditorio era realmente extraña, era una pasarela increíble con personajes que vestían botas y fajo pitiado, mujeres con shorts y/o faldas ajustadas mostrando la redondez de sus formas y tratando de ir lo más frescas posibles en una tarde noche calurosa, hasta aquellos que llegaban con tenis converse, camisas negras y cabello desalineado (o al menos eso parecía), otros simplemente optamos por crear una mezcla extraña entre norteño y chilanga banda.

Nos acercamos hacia las puertas tratando de encontrar la puerta que nos había tocado, tengo que confesar que en esta ocasión no sabía en que sección del Auditorio íbamos a estar, lo único seguro era que disfrutaríamos de buena música. Al entrar y preguntar por nuestros lugares nos llevamos la sorpresa que estaban en el último nivel, y prácticamente nuestros lugares estaban en lo más alto y eran los últimos en la parte más lejana del Auditorio. No sé cuantos escalones serían pero parecían interminables, al llegar a sentarnos no hubo tiempo para lamentaciones, las luces se apagaron; como buenos tapatíos estamos acostumbrados a que ningún  espectáculo comience a tiempo, pero esa era otra buena sorpresa este día. El cansancio y el sudor pasaron a segundo término cuando apareció en el escenario Café Tacvba. En ese momento el Auditorio se volvió uno y al unísono todos cantábamos sin cesar ‘El Baile’, ‘El Salón’ y ‘Las Flores’. Las cervezas comenzaron a aparecer en las manos de los asistentes cuando sonó ‘Ingrata’ y fue entonces que aquel sitio se convirtió en una pista de baile donde nadie estaba sentado, todos de pie saltando y bailando, podías bailar con los de al lado sin importar que no le conocieras, la música nos unía esta noche y fue así que los Tacvbos estremecieron al Telmex.

576615_10201159117040181_1752557465_n 936743_10201159126880427_810095306_n 942043_10201159097879702_10465282_n 943581_10201159179321738_2073406876_n 945860_10201159121880302_176536547_n 970945_10201159109199985_944036708_n

En el escenario Rubén Albarrán, Meme, Joselo y Quique interpretaban sus clásicos dándose el lujo de bailar y hacer coreografía como en rolas como Chilanga Banda, Déjate Caer y Ya no puedo más. Los que estábamos ahí coreabamos “Oe oe oe oe, caféee, café”  a lo que Rubén Albarran respondía con un “Que chingón, se siente como un mar de sonidos y colores”. Intentaron despedirse del público en dos ocasiones pero la gente esperaba aún más de la agrupación del Distrito Federal. Fue así que pasadas una hora y cuarenta y cinco minutos salieron del escenario para darle entrada a un equipo técnico que en poco menos de 15 minutos desmontó y montó el escenario para los “Jefes de Jefes”.

En este momento todo mundo permanecía en sus lugares, gritando, coreando y obviamente bebiendo cerveza para bajar el calor por haber bailado y saltado con los Cafetos. De pronto las pantallas anunciaron a los Tigres del Norte y una voz presentó a la agrupación norteña quienes arrancaron el concierto con La Reina del Sur que levantó al público del Telmex nuevamente y que estaba ávido de disfrutar del amplio repertorio de los Tigres.  Acompañados de la Sinfónica del Centro Cultural Universitario de Puebla cantaron los temas de su más reciente material Unplugged, entre los que se incluyeron éxitos que cantaron con figuras como Paulina Rubio, Diego Torres y Andrés Calamaro con ‘La Mesa del Rincón”.

375722_10201159294444616_1386622316_n 395295_10201159226762924_411830973_n 922891_10201159281724298_2062644934_n 971889_10201159270884027_1762057999_n 971899_10201159205642396_677063744_n

El concierto rebasó la medianoche y los Tigres seguían complaciendo al público quien por medio de papelitos y servilletas pedían sus canciones favoritas entre las que tocaron ‘La puerta negra’, ‘Ni parientes somos’, ‘Golpes en el Corazón’, Contrabando y Traición’, ‘Pedro y Pablo’, ‘La Banda del Carro Rojo’ y ‘La Camioneta Gris’. Pero el público pedía más y fue así que con canciones como Somos más americanos y el Sr. Locutor los Tigres del Norte complacieron en todo momento a su público. Cerca de las 12:30 invitaron al escenario a Café Tacvba a cantar con ellos ‘América’ con la cual despedirían la noche, pero no fue suficiente para el público, por lo que cantaron junto a Rubén Albarrán, La Yaquesita y Un Regalo Más.

395180_10201159421967804_228292847_n 954898_10201159422687822_324271008_n

El público olvidó que era domingo y que muchos tenían que ir a trabajar, todos queríamos que el concierto no terminara y cerca de la 1 de la mañana los Tigres del Norte cantaron nuevamente El Jefe de Jefes, La Banda del Carro Rojo, Volverte a Besar y La Maestra con la que finalmente cerraron un concierto único, que las más de 10,000 almas en el Auditorio disfrutamos y que aun a la salida coreamos sus canciones, algunos hasta el estacionamiento.

Nosotros salimos con la adrenalina al máximo, nada importó, ni el mar de autos, ni subir escaleras, mucho menos que el concierto pasara de las 4 horas, Café Tacvba y Los Tigres del Norte hicieron que  todo valiera la pena.

@javierdiazdl

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *