Imagen El Universal

Aprendí pronto que al emigrar se pierden las muletas que han servido de sostén hasta entonces, hay que comenzar desde cero, porque el pasado se borra de un plumazo y a nadie le importa de dónde uno viene o qué ha hecho antes.
Isabel Allende

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *