El cine mexicano en tiempos de las comedias románticas.

Hace unas semanas todos los mexicanos nos mantuvimos en espera del resultado de la elección de la Academia de las Artes Cinematográficas para conocer si al igual que con otros galardones, la cinta Roma del director Alfonso Cuarón sería elegida como mejor película. Finalmente no sucedió, pero la cinta rodada en uno de los barrios más representativos de la Ciudad de México ya había hecho historia al llevarse el premio a Mejor Cinta de habla no inglesa y así mismo encumbra a Cuarón al otorgarle no solo el galardón como Mejor Director, sino al llevarse también el de Mejor Cinematografía, lo cual le asegura su lugar en el próximo Museo de las Artes Cinematográficas.

Ante esto, pareciera que el cine en nuestro país está caminando por la ruta correcta, sin embargo esto no permea en las salas comerciales, que además quedaron exhibidas ante la negativa de proyectar Roma y tristemente aleja a los públicos de poder disfrutar de buenas propuestas cinematográficas. Sin embargo esto también está dictando las reglas para hacer cine en el país, donde vale más lograr el éxito en taquilla realizando las clásicas comedias románticas con el único fin de recuperar la inversión sin importar si esto conlleva el sacrificio de la calidad o la propuesta cinematográfica.

Por otra parte el público que abarrotó las presentaciones de Roma en parques públicos, grandes espacios y hasta en Los Pinos demostró que no está ávido de este tipo de cine, los comentarios en redes sociales de la mayoría del público asistente mostraban confusión o enojo por el tiempo que perdieron al ver una cinta donde faltaron las explosiones, las persecuciones o los actores y actrices trendy. Un público acostumbrado a abarrotar las salas de cine cuando un cantante popular, conductor de televisión o deportista aparece en una comedia encontró poco comprensible la propuesta de Cuarón, pero para no quedar mal con la Patria (o al menos eso parecía) soportaron la cinta y hasta se dieron el tiempo de criticar la actuación de Yalitza Aparicio.

Por lo anterior no resulta extraño que la industria de la comercialización del cine dicte las reglas y provoque que ahora no importen las buenas historias o la proyección de cintas con un gran contenido y que están predestinadas a vivir solo en las proyecciones de festivales, mientras que obligan a los estudios y a los directores (algunos de ellos surgidos de estos festivales) a realizar refritos de comedias románticas que funcionaron en otras latitudes y que con un par de cambios en el lenguaje logran tropicalizar los guiones que además serán aderezados con la inclusión de los actores y actrices de moda o que más seguidores tenga en redes sociales, lo que sin duda impactará en taquilla cuando venga el estreno.

Esto queda en evidencia si analizamos que durante el 2018 de los 184 largometrajes producidos en México, solo se estrenaron 105 y las cintas que más tuvieron oportunidad de proyectarse en las salas comerciales eran las comedias románticas donde se determinó que las más exitosas, no por su contenido, dirección, guión o actuaciones sino por la recaudación en taquilla eran las siguientes:

  1. Ya veremos – Drama
  2. La boda de Valentina – Comedia Romántica
  3. La Leyenda del Charro Negro – Animación
  4. Una mujer sin filtro – Comedia Romántica
  5. Hasta que la boda nos separe – Comedia Romántica
  6. Mas sabe el diablo por viejo. – Comedia Romántica
  7. A ti te quería encontrar. – Comedia Romántica.
  8. Cómplices – Comedia Romántica.
  9. Lo más sencillo es complicarlo todo. – Comedia Romántica
  10. El habitante – Drama.

Como puede verse en su mayoría comedias románticas, y en algunos casos como Una Mujer sin Filtro, es la versión mexicana de la cinta chilena que logró el éxito en el cono sur y que eso fue motivo suficiente para que Luis Eduardo Reyes fuera el encargado de realizar esta cinta. Otras cintas sudamericanas como Primos, Perfectos Desconocidos y recientemente la adaptación de la cinta que tuvo como protagonista a Julia Roberts “La Boda de mi Mejor Amigo” demuestra que no solo está dominando este tipo de cine sin propuesta y con una calidad cuestionable, sino que además existe una crisis creativa ya que parece que se carece de buenas historias y de guionistas en nuestro país donde extrañamente existe un gran universo de escritores galardonados a nivel internacional.

No resulta extraño ante todo esto que los directores y productores de cintas como Los Adioses, Bayoneta, Sueño en Otro Idioma, Hasta los Dientes, Tiempo Compartido, Museo, La Negrada y obviamente Roma decidan mirar hacia otro lado y ahora prefieran las plataformas de streaming como Netflix, Prime Video, Claro Video y otras para estrenar sus cintas donde seguramente obtendrán mucho mejor resultado al no estar a expensas de los injustos tratos comerciales donde se les paga una miseria por la exhibición y donde seguramente verán cegadas sus aspiraciones de llegar al público por la avasalladora maquinaria del marketing de las producciones extranjeras y de las comedias románticas que cada vez acaparan las salas de nuestro país.

Finalmente para quienes amamos el buen cine no queda otra más que seguir asistiendo a foros universitarios, salas de cine de arte y festivales para incentivar que se sigan haciendo otro tipo de historias y dejar de consumir lo de siempre, al final de cuentas todos somos responsables del futuro del buen cine mexicano.

@JavierDiazDL

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

es_MXSpanish
es_MXSpanish