El porno desde la mirada de Erika Lust | Subidos de Tono

En el último año he acumulado muchas horas de viaje, entre cada uno de los mismos me he vuelto un adicto de los servicios de streaming ya sea para hacer más placentera una espera en alguna sala de aeropuerto o simplemente para acompañarme durante alguna noche de insomnio, pero al igual que lo que me sucedía con la televisión muchas veces tardo más en decidir que es lo que deseo ver y hace unas cuantas semanas apareció ante mis ojos la segunda parte de un documental que Netflix mostraba como destacado, si bien muchas veces no atinan a recomendarme algo atractivo, en esta ocasión llamó mi atención el avance donde mostraban diversas formas en que se aborda el porno y la adicción además del negocio que representa en la vida de quienes dedican su vida en este negocio.

Titulado Hot Girls Wanted: Turned On este ejercicio documental recoge diversas historias que igual les recomiendo ver, pero hoy quiero detenerme en el hallazgo que personalmente me provocó conocer la propuesta de la cineasta sueca Erika Lust. Nacida en el año 1977 esta talentosa mujer estudió ciencias políticas, feminismo y estudios de género, pero en un momento que ella denomina como transcendental en su carrera se vio cansada de ver como el porno siempre se realizaba para el público masculino y que dejaban de lado a las mujeres al utilizarlas únicamente como objetos que provocaba castigarlos con el sexo. Así un buen día Erika incursiona en la industria del porno con el cortometraje independiente “The Good Girl” lo que le trajo un éxito inmediato y que la impulsó a seguir su carrera como cineasta y que ahora la coloca como una de las mujeres más influyentes en este medio.

Asombrado por la fuerza y tenacidad que queda en evidencia en el documental me decidí a abandonar Netflix y comenzar a conocer más de la obra de Erika Lust, incialmente me encontré no solo sus películas que si bien carecen de los planos directos a los genitales femeninos siendo destrozados por los grandes falos que les penetran durante horas y puede que a más de alguno le parezca lento (en su mayoría le sucederá a los hombres), la calidad en la narrativa de sus historias, la fotografía y edición de sus cintas te transportan a un cine de calidad, sin el toque descuidado y sin sentido del porno tradicional. Las cintas de Erika te seducen y emocionan de una forma diferente al conocer el punto de vista femenino donde importan las sensaciones de un roce, de una mirada y de como para ellas el sexo comienza desde la forma en la que te aproximas hacia ellas.

He de confesar que no pude detenerme, así que seguí investigando y me encontré con el TED donde ella magistralmente nos habla de ese instante donde todo cambió, donde decidió que era necesario hacer un porno para mujeres, donde nos explica que era necesario contar lo que realmente desean las mujeres, un porno con mirada femenina que estoy seguro que a más de alguna y de alguno les provocará ver una y otra vez la obra de esta cineasta que además cuenta con una serie de libros donde destaca “La canción de Nora” del cual les estaré hablando muy pronto en cuanto termine de disfrutarlo.

Les recomiendo visitar su sitio y disfrutar de la filmografía de esta hermosa y talentosa mujer de la cual les comparto un par de cortos de la serie XConfessions que sin duda tienen que ver dentro de este post:  http://erikalust.com

Además les dejo el promocional de la serie documental de Netlix.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *