Hay que leer la realidad a través de la literatura

Foto: ©FIL/ EVA BECERRA
Foto: ©FIL/ EVA BECERRA

Alberto Chimal, Luisa Valenzuela, Cristina Ramos, David Blanco y Mayra Montero se reunieron para conversar sobre el ejercicio y los placeres de la lectura, además de invitar a leer la realidad a través de la palabra escrita.

Dicen que todo escritor es, primero que nada, un lector. Y por eso las tradicionales Galas El Placer de la Lectura, que se realizan en el marco de la Feria Internacional del Libro, congregan a los autores a charlar sobre sus gustos como lectores. En esta ocasión acudieron cinco escritores iberoamericanos: el mexicano Alberto Chimal, las argentinas Luisa Valenzuela y Cristina Ramos, el español David Blanco y la cubana Mayra Montero. Bajo la conducción de la periodista argentina Silvina Friera, la charla dio inicio con una pregunta que los autores respondieron cautelosamente: ¿Cómo es que comenzaron a leer?

En un ejercicio reflexivo, los autores recordaron sus primeros pasos como lectores. A pesar de la diversidad de las historias, casi todas tenían en común la curiosidad y la complicidad de los textos como ejes fundamentales para la formación de los escritores en el oficio artesanal. Hubo un acuerdo grupal sobre el ejercicio de la lectura como un proceso muy diferente al ejercicio de entrar en el mundo narrativo del libro. Sin embargo, cada remembranza hablada estremecía al auditorio que, atento y silencioso, atendía la indicación principal: “En la lectura no hay un proceso lineal, las lecturas son compulsivas y sorpresivas”.

El caos en el proceso de formación como lectores dio pie a conversar sobre la falsa idea de que el lector debe terminar todos los libros que comienza a leer. Los autores defendieron la idea de que el lector debe ejercer el derecho de detenerse si el libro no lo atrapa, aludiendo a que un error común y muy grave de la formación estudiantil es “obligar a los jóvenes a terminar un libro: si vas a la mitad de un libro y todavía no arranca [refiriéndose a que todavía el lector no se engancha con la historia] ahí déjalo”. Los invitados recordaron algunos libros que dejaron inconclusos pero que, sin embargo, sintieron esa “obligación” de leer porque todo mundo decía que era “un libro imprescindible”.

Finalmente, la charla se situó sobre las lecturas que influenciaron a los invitados en su proceso como escritores. Los autores mencionaron a Mario Vargas Llosa, Julio Cortázar, Alejo Carpentier, Tolstoi, Chéjov, Isaac Asimov, Jorge Luis Borges, Juan Rulfo, Antonio di Benedetto, García Márquez, entre otros. La sesión se llenó de reflexiones alrededor del gozo y de las posibilidades del descubrimiento que pueden implicarse a través de la palabra escrita. Los autores extendieron la invitación a observar la realidad desde múltiples ópticas a través de los libros.

Fuente: Prensa FIL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *