¿Qué rayos es América Latina? | #FIL30

31205548521_1b4438b424_k
Foto: FIL/Bernardo De Niz

Nélida Piñón, Alonso Cueto, Laura Restrepo y Alberto Barrera sostuvieron una charla bajo la conducción de Miguel Díaz Reynoso

En la mesa titulada “¿Qué rayos es América Latina?”, se dieron cita los escritores Nélida Piñón, Alonso Cueto, Laura Restrepo y Alberto Barrera, bajo la conducción de Miguel Díaz Reynoso, para aventurarse a responder la inquietud de comprender a esta región. El moderador lanzó una pregunta fundamental que orientó el sentido de la conversación: ¿qué representa su país en su obra?

Nélida Piñón comenzó argumentando que Brasil es un país amable, pero violento, como cualquier otro país. Sin embargo, uno de los pilares de la identidad brasileña es la inmigración, puesto que el país se construyó a partir de las grandes transformaciones sociales. Para comprender al país, reiteró, hay que observar el fenómeno de la inmigración, esa geografía compacta casi fantasmagórica. La escritora brasileña comentó que en Latinoamérica existe una voz invisible que habla por el mundo externo, “porque nosotros, los iberoamericanos, tenemos una ansiedad por aclarar quiénes somos”.

El peruano Alonso Cueto señaló que la pregunta que daba pie a la conversación se hacía porque “contenemos identidades entremezcladas en el hecho de que no tenemos un nombre específico”. Empero, arguyó que es un privilegio ser un escritor latinoamericano porque en América Latina hay un conflicto permanente, un mosaico de culturas que han creado una serie de conflictos que engranan esa heterogeneidad que es, a su vez, un extraordinario poder para la región. “Es decir, cuando no existía la ciencia como tal, nuestros antepasados descubrían algo y narraban una historia. Ahora que ya sabemos cómo es que suceden ciertos conflictos naturales, aún quedan muchos otros misterios por resolver como, por ejemplo, por qué la gente se enamora. Es este conflicto el que hace a Latinoamérica una nación única”, enfatizó Cueto.

Laura Restrepo comentó que, más que influir en su obra, el país se traga su escritura. “Es un forcejeo en el que no hay manera de soltarse, es fascinante y terrible a la vez. El desastre permanece y se vuelve cotidiano, entonces, estamos escribiendo no sólo desde el desastre, sino que estamos escribiendo desde la cotidianidad, y eso es muy extraño”, dijo y añadió que Colombia determina su narrativa en la medida en que, si Latinoamérica es violenta, su país también ha vivido esa violencia.

El escritor venezolano Alberto Barrera comentó que de alguna manera la identidad es inevitable, porque nos pasamos mucho tiempo preguntándonos quiénes somos. Venezuela fue colándose en su obra, aunque el escritor se rehusaba a escribir sobre tal; el autor comentó que “conforme uno va escribiendo va comprendiendo qué quiere decir”.

Fuente: Prensa FIL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *