Los personajes somos nosotros | Lecturas para llevar

mexico
Foto: Las penas con música son menos / Francisco J. Díaz de León

“Los sucesos presentados en estas novelas son reales y conocidos, los personajes son imaginarios.” Esta advertencia es común en aquellos libros que relatan algún hecho histórico de trágico desenlace o consecuencia funesta en la historia de un país. Tomé la cita de la explicación que el escritor mexicano Jorge Ibargüengoitia hace sobre Los relámpagos de agosto (1964), Maten al león (1969), Las muertas (1977) y Los pasos de López (1982); sin embargo, me gustaría jugar un poco con la frase y modificar el final para decir “y los personajes somos nosotros”. México es un país que se cuenta solo, que se narra a partir de las desafortunadas declaraciones y decisiones de sus gobernantes, que traza distintas versiones de su realidad según pertenezca a determinado sector de la sociedad, en fin, México se inventa y reinventa en boca de sus habitantes. Instrucciones para vivir en México (Ediciones Ghandi, 2012), recopila una selección de artículos que Ibargüengoitia escribió para el periódico Excélsior entre los años de 1969 y 1976. Ambas fechas pueden parecernos irrelevantes ante el contexto actual, no obstante, el lector se deleitará al observar el reflejo de una personalidad que, a través del tiempo, sigue consolidándose como mexicana.

El libro se divide en seis apartados. <<Lecciones de historia patria>> incluye el texto “Sangre de héroes, el grito irreconocible”, donde el autor menciona cómo nuestros héroes han perdido su grandeza debido a que se ha profundizado poco en su vida y acciones, quedando de ellos sólo el recuerdo de sus rasgos físicos o de su vestimenta. <<Teoría y práctica de la mexicanidad>> muestra un análisis de nuestro comportamiento en la sociedad como ciudadanos, en celebraciones particulares, como conversadores y demás actividades donde hacemos gala de nuestra manera de hacer las cosas. <<La familia revolucionaria>> contiene textos que presentan las consecuencias burocráticas que tuvo la Revolución. <<Con siete copias>> es la sección en la que ahonda en los defectos y carencias del sistema administrativo y de justicia. Los artículos de <<La lucha por aprender>> reflexionan acerca del modelo educativo de aquel entonces, ya con sus notables deficiencias. El último de ellos, el aparatado más breve, <<Las madres y otras mujeres>>, cierra con una nota luctuosa escrita para su madre.

El rasgo característico de estos artículos es el humor, la ironía que emplea para hablar acerca de los distintos temas que elige, para describirnos. Conocernos es un deber, quizá lleguemos a estar de acuerdo con él; qué mejor manera de hacerlo sino a través de la mirada de uno de los nuestros, que sabe distanciarse para observarnos mejor.

Por: Cecilia Pedraza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *