Delta de Venus de Anaïs Nin | Subidos de Tono

Hace unos meses olvidé mi iPad en el asiento del avión, por fortuna la mujer que iba en el asiento contiguo lo alcanzó a ver colocado en el revistero y me alcanzó en la banda del equipaje para entregármelo, no sé qué tipo de expresión vio en mi rostro que simplemente me tocó el hombro y me dijo “relájate, es solo una tableta”.

Le sonreí y le expliqué que no me preocupaba tanto el aparato, me inquietaba perder mis libros, eso dio pie a una charla muy agradable sobre nuestros gustos literarios mientras esperábamos nuestras maletas, ella me mostró su bolso y me pidió no juzgarla, sacó de su interior tres libros entre los que se asomó el titulado “Delta de Venus” de la autora francesa Anaïs Nin.

La portada del libro llamó mi atención y justo ahí me dijo que precisamente se refería a ese libro cuando me pedía que no la juzgara, le comenté que no había leído nada de la autora. Las maletas seguían sin aparecer, nada raro en el aeropuerto de Dallas, pero la charla seguía, después de explicarle mi gusto por todo lo que tenga un toque de erotismo tomó el libro y me lo obsequió, el equipaje apareció, intercambiamos tarjetas e hice el compromiso de visitarla en mi próxima estadía en esta ciudad para invitarla a cenar por su noble acción y para discutir sobre el contenido del libro.

Delta-of-Venus

Finalmente casi 5 horas después llegué a mi destino y ya en la habitación del hotel decidí leer un poco de este libro, debo mencionar que me sorprendió encontrarme con una colección de 16 cuentos, pero mucho más encontrarme las anotaciones de diario de la autora, una escritora erótica que recibía el pago de un dólar por página de un mecenas millonario que había ofrecido esta actividad al renombrado Henry Miller. Eso me atrapó de inicio, los cuentos escritos en su mayoría en los años cuarenta vio la luz hasta finales de los años setentas.

Entre sus páginas podemos disfrutar de un erotismo muy femenino que era extraño en esa época, con momentos donde se vuelve crudo y me hizo plantearme si estaba leyendo algo erótico o algo pornográfico. Sin embargo Anaïs Nin logró hacerme sentir identificado como escritor, describe situaciones de una forma sencilla, sin detenerse en detalles insignificantes para el lector, no cabe duda que todo gira en torno al placer del cuerpo pero no desaprovecha la oportunidad de darnos una idea de las perversiones francesas de su época.

En estos cuentos podremos ver personajes que aparecen cual fantasmas pero que van recordando al Paris de mediados del Siglo XX con un lenguaje pulcro, que deja a nuestro criterio muchas de las situaciones haciéndolo muy personal, involucrando al lector en las sensaciones que provoca cada roce y cada encuentro.

He terminado el libro y aunque no he tenido oportunidad de volver a Dallas tuve la necesidad de llamarle a ella para agradecerle y hacer una especie de grupo de lectura telefónico para discutir sobre cada uno de los relatos.

Para compartirles este libro lo busqué en la red y afortunadamente encontré algunos sitios que tienen disponible el mismo para descarga, aquí les comparto el siguiente vínculo.

http://librosgratisxd.com/delta-de-venus/

Disfrútenlo.

@El_Brucolaco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *