Tristania, Andrés Acosta. Ilustración de Marco Chamorro | Lecturas para Llevar

maxresdefaultTristania, además de ser un grupo de metal gótico originario de Noruega, es el nombre de esta novela para jóvenes escrita por Andrés Acosta (Chilpancingo, Guerrero, 1964). La historia tiene su propio soundtrack, en este escucharemos a Rob Zombie, Goblin, entre otros representantes del rock; así como una lista de sugerencias fílmicas, todas ellas de gore o terror, incluso se hace mención de películas snuff. Sin embargo, esta historia nos muestra la fascinación que dos hermanos tienen por los “muertos vivientes”, quizá porque ellos lo son a su manera.

Hijos de un padre ausente y de una madre muerta, pasan las vacaciones encerrados en su habitación donde 400 zombis, un juego de rol, domina sus horas. El resto del tiempo libre lo alternan entre el centro comercial y un antiguo cine. Este último es la guarida donde el Sick y el Morby observan películas de terror que sólo los conocedores del género pueden valorar como obras de arte. Chorros de sangre brotan de la pantalla estremeciendo sus órbitas oculares pero experimentar el miedo en la realidad es muy diferente. Sin embargo, Tristania es indiferente al miedo, su trágica historia le brinda el conocimiento acerca del universo que existe detrás de la pantalla, especialmente sobre el maquillaje y los efectos especiales que se requieren para imitar el color de la sangre.

Una vez que el Sick y el Morby activan los vórtices, donde la realidad se confunde con la ficción, Tristania se convierte en su guía durante la persecución zombi que ellos también provocan. Además, un secreto fluye por sus venas, ¿por qué es inmune a la conversión que los demás padecen?  En las primeras páginas se nos presenta la primera y única advertencia “¿Estás preparado para una invasión zombi?”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *