Poesía de Sayuri Sánchez | Boutique de Poésie

Se abren las puertas nuevamente de esta sección y un nuevo huésped se apropia de este espacio. Sayuri Sánchez nos comparte su poesía y así mismo estará participando en el Ciclo de Poesía en Voz de sus Autores en el Ex Convento del Carmen este próximo 18 de Marzo de 2015 a las 20:00 horas en la Sala Higinio Ruvalcaba.

Sayuri Sanchez

Sobre Sayuri Sánchez

Nacida en la ciudad de Guadalajara en 1993, es ganadora del IV Concurso Literario Luvina Joven en la categoría Luvinaria/Poesía. Consejera Editorial de la Revista Hímen. Tallerista de creación literaria en la preparatoria de Tonalá por parte de la Revista Luvina.

Sus textos han sido publicados en La Jornada y Clarimonda.

Actualmente estudia Letras Hispánicas en la Universidad de Guadalajara.


 

Todo va mal cuando escuchas una canción pop

Eran las 7 de la mañana

y yo escuchaba a Lana del Rey

mientras tomaba un baño.

las 7 de la amañan

cuando también pensé que sería bueno retomar a Kafka

mientras el estropajo se llevaba las últimas costras

de hace una semana

pero a la vez de ayer.

¿Por qué se caen mis costras?

quiero ser Gregorio Samsa y tener una excusa

para encerrarme.

 

Will you still love me

When I’m not longer

Young and beautiful?

 

Mi piel huele bien de Nuevo

 

I know you will

I know you will

I know that you will

 

“Ay Lana, muchacha ingenua”

me digo

“Siempre serás joven y bonita”

me digo

“que lastima Lana, Lana bonita”

me digo

“que te contestes a ti misma

Y estés tan segura de que te van a amar”

 

Más, ¿quién soy yo?

mi piel huele tan bien, Lana;

me he empeñado tanto en quitarme

la sangre seca,

pero aún siento una manzana en mi espalda:

tal vez por eso no me gusta tu canción,

porque sería más sencillo amar siempre

por ser joven y bonita,

pero en realidad uno se talla siempre

las verdaderas razones

por las cuales amar.

 

 


 

Switch

 

Quisiera soñar,

pero no encuentro el switch

para apagar los bombillos.

 

No los que cuelgan del techo

sino los que se cuelan por las ventanas,

esos militares en busca de ladrones:

lámparas de dínamo

cocodrilos de cromo

devoradores de ocote

 

El tiempo ya se me figura como Hitler

de día el sol ya no parece día

es un radio con voz de dictadura

que nos mantiene estáticos.

De noche la luna apenas

y se enciende con la pólvora de las estrellas,

fantasmas astronautas.

 

La luna guiña como guiñan los letreros

en un callejón de mala muerte.

A la luna y a mí nos rompieron las pestañas

a ti y a mí nos robaron nuestra masa,

ahora somos pixeles

y la palabra switch te aterra

porque todo se apagaría

aunque nunca hubiera sido cierto;

la llama del ocote es más real

cualquier chispa es más real,

las grietas del techo son más venas

porque desde aquí planeo apagar el Switch

aunque ya no pueda contemplar

los chasquidos de las chispas.

 

Quiero apagar este cubo rubik

donde el mismo creador se quedó encerrado.

 

No necesito robar ninguna luz.

-con una vela me basta-

Los cocodrilos de cromo

me comerán,

 

¡switch!

¡switch!

 

 

Soy un foquito de colores destrozado.

 


 

Único descuento

Nombrar “cielos” a los cielos no obtenidos

nombrar “vida” a las luces apagadas

cambiar mil veces la bandera de aterrizaje

porque ninguna es aceptada,

el espíritu como una llaga

que no habrá de sanar

 

este es el precio

de soñar tanto.

 

Con las pestañas rotas,

la frente baja y

mi sangre de clavos enterrados,

aún me pregunto ¿qué más sigue?

 

Mi llaga no habrá de curarse

este es el precio

de soñar tanto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *