escribir-mejor-con-saludEl mes de enero debería llamarse propósitos, o buenas intenciones o quizás esperanza… y aunque un maestro muy querido de la maestría decía que para que exista algo hay que nombrarlo, yo usaría parte de ello y diría que no importa como se llame algo si está repleto de aquello de lo que está lleno enero, bien podría llamarse de cualquier forma y seguir pensando en inicios, en cambios, en luz, en fin en todo eso que es enero y que recibimos como ningún otro mes lo recibimos (porque claro que cada uno tiene su esencia).

Y yo como cualquier persona estoy llena de propósitos y de los más comunes claro, terminar cosas pendientes como títulos, hacer ejercicio (pero del físico) y sobre todo hacer ejercicio de lectura ese que aunque es mi favorito siempre encuentra enemigos en el camino.

Es así que estoy aquí intentando pensar una y otra vez como definir mi lista de propósitos mientras camino en círculos alrededor de la sala y….

– (Lo sé, tengo que escribir sobre los propósitos, SOY LA EDITORA!) –

Sigo dando vueltas mientras otra pregunta llega a mi cabeza ¿Cuál será el propósito de una editora?, me pongo en actitud de editora profesional y decreto: ¡Este año publicaremos un libro!

– No, ese no es un propósito de una editora eso es solo una meta de su vida díaria.- pienso mientras regreso al mismo sitio de antes.

Me asaltan más dudas, ¿escribiré como lo que soy?, ¿ Y que soy?

Ya está el primer propósito

1- Descubrir ¿Quien soy?

Se me viene a la mente el segundo propósito

2- Lograr que los colaboradores mandan sus propósitos… (y dejar de ser una dictadora)

Llega de la mano el tercero

3- Ser una editora seria y profesional; (nuevamente, ser nuevamente una dictadora).

Cuarto propósito

4-  Tratar de encontrar inspiración y usar la agenda (digital, obviamente)

Y es aquí cuando todo comienza a fluir y dejo de numerarlos, decido simplemente destacar cada una de las cosas que me interesa.

Me pregunto ¿Qué libros quiero leer? Y es que muchos de los títulos me llenan de emoción, me tienen noche y día abrazada al libro o al iPad, para en la primer oportunidad leerlos en cualquier sitio. Es más voy a hacer todo aquello que me guste hacer.

Y es que no están ustedes para saberlo, pero yo si estoy aquí para contarles que durante este año que terminó aprendí que mis propósitos (esos que tenía hace 7 o 10 años) debía retomarlos y ser feliz, vivir la vida al máximo como si fuera el último mes de vida. Me gusta pensar que me restaría un mes porque si fuera una semana igual y dejo todo, me voy de México a recorrer el mundo hasta que la muerte pase por mí en cualquier otro país…

Y es que 2014 aunque sorprenda a algunos de ustedes, estuve cerca de la muerte de muchas maneras y eso me obligó a pensar (aunque suene trillado y dramático, así lo interpreto yo) que es hoy el momento de hacer y vivir eso que estaba pendiente, disfrutar como lo haría con una naranja fría y dulce en pleno día de calor y sed.

 

Así que bienvenida la vida en este 2015 y muchos años más para todos….

Categories: Cultura Libros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.