Pequeños pasos en la cocina, pero grandes en la vida…

Normalmente escribo sobre artículos de cocina, novedades en la gastronomía, esta vez sin embargo es diferente para mi, puesto que encontré a una alumna con una historia bastante pelicular del como cada quien vive su propia historia en la cocina, y como todo va girando poco a poco entorno a lo que nos empieza a gustar, hasta que le encontramos ese sentido a la vida. Espero les guste

Por Fernanda Beltran

Corría el año de 1998, eran las 9:30 horas del 1 de agosto cuando yo nací, la más pequeña de 3 hijos con una labor de parto complicada. A mi nacimiento, mi madre tuvo que comenzar a trabajar, lo que provoco que desde pequeña viviera con mis tíos, que ahora tengo la dicha de llamar padres.

Mis primeros años con ellos fueron como los de cualquiera, aprendí a hablar, leer y escribir, aunque un poco más rápido que los demás. Pero mi vida realmente comienza en la cocina de su casa a una muy corta edad, cuando descubrí mi pasión por cocinar.

Mis tíos son de otra religión y para ir al templo llevaban muchas ofrendas de comida hindú vegetariana; las personas generalmente tienen la creencia errónea de que no se pueden hacer distintas y variadas comidas sin carne. Una de las cosas que ahí aprendí es que existen tan solo 23 formas distintas de preparar espinacas sin carne, huevos ni pescado.

Sin títuloLos días que íbamos al templo mi madre siempre cocinaba, algunas veces con ayuda de mi padre, pero sin duda siempre estaba yo ahí presente, dispuesta a cualquier cosa por cortar las verduras o cuidar algo en la estufa, pero debido a mi estatura no podía hacer gran cosa, puesto que, no alcanzaba nada en la estufa y temían que me cortara con el cuchillo o algo por lo común, así que al descuidarse yo hacía de todo mientras no me veían, pero ahora mis heridas ya son más maduras, mis cicatrices y mis quemaduras son experiencias y recuerdos gratos para mí.

183667_147964388599941_6547674_n

Aprendí a hacer bastantes platillos de solo mirar. Todo esto desato una serie de sucesos que provocaron que me envolviera poco a poco en el mundo de la cocina, que hasta ahora es todo lo que quiero en mi vida. Los sabores, los olores, las texturas y hasta los sonidos de cualquier alimento han formado parte de mi vida desde muy corta edad, en la cual sedujeron mis sentidos de una forma emocionante.

164318_131205663609147_1511586_n

Mis ideales realmente han sido los mismos desde mis primeros encuentros con la cocina, espero poder ser una chef gratamente reconocida por mis grandes creaciones, especializarme en cocina internacional, poder compartir con grandes chefs con la altura de Ferrán Adrià y construir una exitosa cadena restaurantera que demuestre el arduo trabajo que ahora realizo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *