Alegría y color con el Ballet Folclórico de la Universidad de Guadalajara.

BalletFolcoricoEl pasado domingo 6 de julio arrancó la temporada del Ballet Folclórico de la Universidad de Guadalajara en el Teatro Degollado con funciones cada domingo de julio a partir de esta fecha, y los días 17 y 24 de agosto, 21 y 28 de septiembre, para concluir los días 5 y 12 de octubre. Las presentaciones se llevan a cabo a las 10 de la mañana. Los boletos están disponibles en las taquillas del teatro o a través de Ticketmaster, los precios oscilan entre los 80 y 350 pesos. Con 15% de descuento a estudiantes, maestros, personas de la tercera edad y personas con discapacidad.

El espectáculo.

Tuve la fortuna de presenciar esta primera función y debo decirles que quede maravillado de la elegancia de nuestras danzas, la frescura musical de nuestros sones, jarabes y canciones populares que se renueva cada que éstos son interpretados por los músicos, por los bailarines que con su agilidad; giran, brincan, gritan y sonríen para cautivar al público; son verdaderos amantes de nuestra mexicanísima identidad.

El programa está divido en dos momentos. El primero comienza con una danza netamente prehispánica, la Danza de Concheros, que evoca los rituales aztecas del Valle de México. Luego viene el espacio dedicado a uno de los estados mexicanos más festivos y bailadores, Veracruz! Las danzas jarochas como: la bruja, el jarabe loco y el famosísimo zapateado veracruzano están presentes en esta maravillosa estampa que sin duda puso a todos a bailar e igualmente los pondrá a bailar a ustedes el día que decidan asistir. Los corridos mexicanos también se viven en este espectáculo de color, El Tecolote, La Zenaida y Polino Guerrero forman un abanico que nos muestra la historia vivida durante los años de la Revolución Mexicana. El intermedio es para tomar un breve respiro y continuar con la fiesta.

Michoacán abre la segunda y última parte de este recorrido multicolor por las tradiciones, paisajes musicales y dancísticos de nuestro México lindo y querido. Las pirecuas, danzas que recuerdan las labores del campo y el arte de la pesca en el lago de Pátzcuaro son parte del repertorio así como la Danza de los Viejitos. El Estado de Guerrero se apropia del escenario con sus vibrantes chilenas bailes de origen sudamericano que ahora se vuelven mestizas y adquieren el carácter propio de la tierra caliente guerrerense: el Gusto de Altamirano, las Amarillas y un variado etcétera son el motivo perfecto para levantarse y bailar.

Para concluir la función, el ballet no puede terminar sino con la bravía “Fiesta de Jalisco” una celebración con música de mariachi, sonoro zapateado, hombres y mujeres en juego de coquetería. Serenata en Jalisco, El Son de la Negra, el Jarabe Tapatío y la Culebra culminan esta ceremonia dancística  que hace vibrar los corazones.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *