© Cortesía FIL Guadalajara / Marte Merlos
© Cortesía FIL Guadalajara / Marte Merlos

Lo que brilla arde, y el poeta, crítico y traductor Yves Bonnefoy, con su cabellera blanca, al centro de la larga mesa en la ceremonia donde recibió esta mañana el Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances, prendió la llamarada de la palabra. Aprovechó este escaparate para centrar la atención en la poesía, que en este mundo de tecnología y sus aplicaciones comerciales es tratada con prejuicios.

Lo esencial de la poesía está “en la vida misma de las palabras, y es en esa profundidad de la palabra donde hay que encontrar la acción de la poesía y, a partir de ahí, comprender su importancia. Comprender que la poesía es el fundamento de la vida en sociedad. Comprender que la sociedad sucumbirá si la poesía se extingue, poco a poco, en nuestra relación con el mundo”, afirmó al inaugurarse la 27 edición de FIL Guadalajara, que se realizará desde hoy 30 de noviembre y hasta el 8 diciembre.

En un discurso gentil y generoso, Bonnefoy, considerado uno de los escritores y pensadores más importantes de la segunda mitad del siglo XX, dijo que la belleza de vocablos en español como “piedra”, “viento” o “fuego”, han contribuido al amor que el autor tiene por la palabra.

Bonnefoy habló de sus lecturas de autores en castellano, como Federico García Lorca, Góngora y otros poetas del Siglo de Oro, así como Octavio Paz. “Hay aún en su sociedad de lengua española, anclada en un rico pasado prehispánico, esta bella continuidad entre la cultura popular y las preocupaciones del intelecto que es el lugar del espíritu donde la poesía se abreva vigorosamente”, señaló el autor francés nacido en 1923, en la ciudad de Tours.

Con 90 libros publicados hasta ahora, Bonnefoy explora en su poesía la “plenitud experimentada en los años infantiles, seguida por la aprehensión del no ser que subyace debajo de esos instantes. Y que se traduce en duda y esa indecisión que es la vida. Su poesía representa nuestra voluntad de que debe haber sentido en el momento que el sentido desaparece”, indicó Homero Aridjis, poeta mexicano que habló sobre Bonnefoy.

La entrega del Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances a Bonnefoy marcó el inicio de las actividades de la 27 FIL Guadalajara, que este año tiene como Invitado de Honor a Israel. En los nueve días de la Feria se espera la asistencia de 700 mil personas. Se harán presentes 650 autores de más de 24 países, además de la oferta de dos mil editoriales y la actividad de 20 profesionales del libro.

Citando un poema de Bonnefoy: “Porque es en el deseo / y no en el tiempo / donde impera el olvido/ y la muerte trabaja”, la FIL Guadalajara continúa en su empeño de difundir la lectura y el conocimiento.

Fuente: Prensa FIL 2013

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.