“Las niñas no deberían jugar fútbol”, primer proyecto de teatro tapatío en Fondeadora

1148985_1402511779974064_1714134673_nCada día surgen nuevas formas de apoyar las iniciativas culturales, principalmente porque somos muchos los que estamos dispuestos a dar un apoyo a las actividades culturales de calidad. Por esta razón les compartimos esta invitación para participar sumándote con tu aportación para hacer que la puesta en escena tapatía “Las niñas no deberían jugar fútbol” que se estrenará a finales de noviembre en el Estudio Diana, pueda reunir los $32,500 pesos en un plazo máximo de 60 días.

“Las niñas no deberían jugar fútbol” podrá ser el primer proyecto de artes escénicas apoyado por la comunidad local a través de Fondeadora, la plataforma de mecenazgo colectivo que recompensa a los donadores que apuestan por productos culturales específicos.

De acuerdo a su sitio web, Fondeadora es una Asociación Civil con la misión de ofrecer un espacio de vinculación entre los creadores de proyectos que generan valor y la sociedad de México a través de una plataforma que ofrece una cartelera de proyectos para contribuir, todos ellos con metas, plazos y recompensas distintas. De esta manera, Las niñas no deberían jugar fútbol es el primer proyecto de artes escénicas del estado que sube al sitio para convocar al público a contriubir en la realización del proyecto.

“La obra se sitúa en la sala de espera de un hospital donde tres personas se conocen por que sus familiares sufrieron un accidente automovilístico. Lo interesante está en que ninguno de ellos sabe qué relación podrían tener sus parientes.”, comenta Manuel Auroze, uno de los productores de la obra escrita por la dramaturga catalana Marta Buchaca.

El equipo de trabajo del proyecto está compuesto por profesionales de las artes escénicas y jóvenes emprendedores que comparten el intercambio cultural entre México y España; tales como, Javier Rodríguez (México) productor escénico con más de catorce años de trayectoria en la localidad; el actor Miguel Sepúlveda (España) en su debut como director, la escénografa Ana Dacasa (México-España) y la participación actoral de Lucía Cortés, Sara Shicara y Manuel Auroze.

Rodríguez explica que a partir de este lunes 26 de agosto, “cualquier persona interesada puede convertirse en Fondeador siguiendo pasos muy sencillos: entrar al sitio web del proyecto en Fondeadora, dar click en ‘Quiero Fondear’, elegir su recompensa y donar a través de Paypal”, además agrega que si en el plazo de sesenta días el proyecto no reúne la cantidad meta, el dinero regresa a las personas que colaboraron.

A cambio de las aportaciones, las personas serán merecedoras de diversas recompensas simbólicas que van desde postales digitales personalizadas, cortesías, agradecimientos en programa de mano hasta un coctél especial con el equipo de trabajo o incluso la mención del nombre del colaborador en una de las llamadas previas a iniciar el espectáculo.

Las niñas no deberían jugar fútbol es el pirmer proyecto tapatío de artes escénicas que participa en la plataforma para recaudar fondos, al lograr la meta se convertiría en un precedente en el micromecenazgo teatral en la ciudad. El avance del financiamiento podrá ser visible en el sitio web de Fondeadora así como en las redes sociales de la obra, en facebook.com/lasninasnodeberianjugar y en twitter @lasninasno

La historia y su dramaturga 
Las niñas no deberían jugar fútbol ha sido presentada en diversas latitudes del viejo continente, como Grecia, Croacia, Chipre y Barcelona. Su autora Marta Buchaca, ha sido merecedora de numerosas distinciones por su dramaturgia en España, como el Premio Max, una de las más importantes distinciones del teatro español, por el texto El año que viene será mejor (L’any que ve serà millor).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *