Si bien es cierto que un libro no va a cambiar un régimen dictatorial, a la larga resulta invaluable como parte de un cambio social, insensible de un día a otro, pero sensiblemente evidente de una década a la otra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *