CUENTOS ERÓTICOS #cultura

Como cada mañana, salí al balcón a respirar un poco de aire fresco mezclado con la contaminación de la ciudad, era mi ritual de salud, encendí un cigarrillo para desayunar y observe como la ciudad comenzaba a moverse a un ritmo frenético, miles de almas corriendo, caminando y conduciendo llenan las arterias de esta metrópoli, estaba por dar la segunda bocanada de nicotina cuando me atrajo como cada mañana la ventana del edificio de enfrente, era divertido ver colgadas en el balcón las prendas intimas de la inquilina de aquel departamento, he de confesar que tengo algunos meses viendo en ese lugar un tendedero lleno de tangas…http://brucolaco.com/

No es la primera vez que en LeNous recomendamos un cuento de nuestro ya colaborador Brucolaco, y aunque de pronto podría parecer un cebollazo, (expresión para decir que nos recomendamos nosotros mismos) creo que es necesario que publiquemos la calidad de nuestros colaboradores, porque a decir verdad es por sus cuentos y su escritura tan ligera, sincera y por supuesto seductora, lo que nos conquistó de este caballero,  que muchas quisiéramos tener de visita una noche en nuestra ventana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *