Beginners, una película de Mike Mills

Mike Mills ha dirigido videos musicales para Pulp, Air, Blonde Redhead -entre otros-, es un diseñador gráfico increíble y esposo de Miranda July –una de mis creativas favoritas-; actualmente, por su última película dirigida Beginners (2010) está nominado al Oscar  Christopher Plummer, como mejor actor secundario. Con Beginners, Mike Mills echa a andar la comedia y el romance insertos en una historia en la que también se retrata la muerte, el duelo y el miedo.

Para el solitario Oliver, interpretado por Ewan McGregor, corre el año 2003 mientras eslabona en una línea del tiempo acontecimientos generales con sus propias particularidades. Sabemos, entonces, por imágenes de archivo, quién era el Presidente de los Estados Unidos en 1955, cómo era el cielo y que en ese año sus padres contrajeron matrimonio sosteniéndolo por más de cuarenta años hasta que su madre murió; seis meses después, Hal (C. Plummer), su padre, le confiesa que es gay.

Oliver, entonces, intentará encajar las piezas de su infancia con las de su vida actual. Reconocerá su temor a la pérdida y a la decepción amorosa en medio de una nueva y, al parecer, salvadora relación; comprenderá la confusión con la que creció, creyendo que lo que le rodeaba era desamor y no, como le dirá su padre después, el resultado de omitir lo que se es en realidad. Hal, por su parte, será él mismo por primera vez, se enamorará y procurará sanar la desconfianza de Oliver hasta el día de su muerte.

Me fue imposible no pensar en Big Fish (2003) al ver Beginners y no sólo por el también protagónico de McGregor sino por ese encuentro con el pasado cercano a partir de los recuerdos (verdaderos o ficcionados), ese nuevo entendimiento de los padres como algo más que padres, ese saberlos personajes de una historia que no es la nuestra pero en la que inevitablemente figuramos. Tal vez es lo que le sucedió a Mike Mills con Beginners al construir este relato audiovisual autobiográfico, tal vez por eso lleva una carga extra tan conmovedora.

Beginners, que ya engalana la lista de nominaciones al Oscar, es una historia de amor que encuentra sentido en el fracaso, destiempo y desatino; casi en paralelo, como en un flashback, también en la comprensión y la fraternidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *