Un escritor moderno

Recogió las cartas que habían echado por debajo de la puerta. Entre sobre y sobre colgó el saco en el respaldo de una silla y arrojó las llaves del automóvil encima de la mesa. Llegar a casa era un alivio. Cuentas de banco y una tarjeta postal de Marruecos, seguramente de su prima que andaba en un viaje perpetuo y se reportaba, de vez en cuando, por correo. Se asomó a la fotografía, que era la toma aérea de un pueblo color café, rodeado por una extensión desértica que provocaba angustia. Las casas apeñuscadas eran del mismo color que la arena. Más que un pueblo, parecía una irregularidad del desierto. Abrió la ventana para que entrara un poco de aire, empezaba a hacer calor. Se abanicó la cara con una de las cartas, antes de asomarse por segunda vez a la imagen de la postal. Descubrió que el pueblo estaba amurallado y que para entrar o salir había que pasar por un arco que estaba situado en el extremo derecho de la tarjeta postal.

 

Esto que acabas de leer es un fragmento que se encuentra en la página de Jordi el Escritor, por lo menos así se hace llamar, me parece que es u na página bastante divertida, original y fácil de navegar, el escritor cuenta con un blog, una página, twitter y además pertenece a varias páginas de escritores, bueno no les cuento más les invito a pasar a http://www.jordisolerescritor.com/  y quiero hacer mención especial de su blog en el que se encuentran variso capitulos de una novela para armar. Bueno ahora si a divertirnos.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *