Guillén de Lampart

El irlandés Guillén de Lampart (1611-1659) murió en la hoguera en la ciudad de México, por haber desafiado la Inquisición y haber intentado levantar un movimiento insurreccional en la Nueva España, para separarla de la Corona de Castilla y emancipar a indios, esclavos y castas.

Al ser capturado en 1642, el tribunal de la inquisición le sustrajo sus papeles personales, entre los cuales se halló la proclama que lo inculpaba como sedicioso.

En los tiempos de la conquista los sabios indígenas y los humanistas españoles discutieron la legitimidad de la dominación española de Mesoamérica. Esa discusión regresó solamente casi tres siglos después, con el movimiento de Independencia, y de forma tamizada y gradual. En medio de ese océano temporal, Guillén de Lampart tuvo el inmenso mérito de plantear, solitario y fuera de contexto, el asunto de la legitimidad de la dominación española, de manera abierta; de idear un nuevo régimen con la elevación de la nobleza indígena al rango de la española, la liberación de los esclavos, y una “igualdad de oportunidades” que reaparecerá en los idearios de la Independencia; de concebir una insurrección con sus hipotéticas implicaciones internacionales, y planearla con crudeza, con un sistema de castigos y recompensas a los diversos grupos poblacionales.

Esta es la primera vez que se publica en forma íntegra. Sólo unos pocos fragmentos de ella aparecieron en una publicación de 1948 (1).

Para ver la proclama digitalizada con su respectiva transcripción en la Biblioteca Digital Mexicana: http://bdmx.mx/detalle.php?id_cod=25

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *